Antí­canis

Hemos cambiado de dirección

15 julio 2007

Mi vecina favorita
Hasta las narices me tiene mi vecina, de cuyo nombre no quiero acordarme. Señora vetusta que se despereza cada día con la ilusión de tocarme mis gongóreas napias. Se inventa fiestas los días que no hay nadie en casa, y chismorrea diciendo que no paro de arrastras muebles. Me hizo levantar el suelo del baño para reparar un escape de agua que no existía. Hoy me ha llamado a la puerta a la hora de la Cenicienta porque le cae agua de mi aire acondicionado, y además le molesta que tenga una antena inalámbrica de exteriores porque dice que “da chispazos”. Ni una cosa ni la otra son ciertas, pues mi aire acondicionado está perfectamente y lo que ella dice chispazos son en realidad los leds de actividad de la tarjeta inalámbrica. No he conseguido hacérselo entender, así que he pegado cinta aislante sobre los leds de la antena para que no se vean las luces.

Tres años llevo residiendo en esta nuestra comunidad, y no ha habido mes que no haya subido a hacerme una visita, como la regla pero sin retrasos. Tan solo ha faltado a su cita cuando se rompió la cadera, la pobre.

Puede que lo mejor sea comenzar a cartearme con algún presidiario y grabar videos con unos libros de rol estratégicamente colocados de fondo. También puedo llamar a Callejeros, o acudir a algún programa de televisión donde la gente se grite. En fín, intentaré no seguirle el juego y vivir tranquilo.

Os dejo con un juego en flash, para ir calentando.

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

Blogger Kike said...

No se te olvide guardar un ejemplar de "El guardián entre el centeno" en tu mesita de noche.

6:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home