Antí­canis

Hemos cambiado de dirección

02 agosto 2006

Pequeña guía para acudir a una boda (parte 2)
Ante la buena aceptación de la primera parte, he decidido elaborar una segunda, para los alumnos aventajados que ya tengan superados los conocimientos vistos hasta ahora. Como la parte anterior, esta también está basada en hechos reales.

  1. Intente no morirse, la ultima vez que ocurrio la tapamos un un mantel, la sacamos al porche, y seguimos la fiesta.
  2. Si es usted el hermano del novio, intente no agredir a su padre con un cuchillo de carne. Provoca tensiones en el ambiente.
  3. Tampoco está bien visto apartar los cuchillos y cortar la carne con su navaja personal, por mucho cariño que le tenga a este utensilio. (Menos mal que estaba la familia al lado para arreglarlo diciendome "no se lo tome en cuenta, es que él es así")
  4. Las personas encargadas de la limpieza prefieren que vomite usted en el suelo antes que en una maceta. Es más facil de limpiar.
  5. No se haga el machote a la hora de pedir chupitos, un buen barman puede hacerle vomitar con solo uno, a la vez que se rasca la espalda con las uñas de los pies y sin darse importancia.
  6. Siguiendo con la barra libre, el comentario típico de "tomate una, que esta la pago yo" queda patético. Es la clase de comentario que ya en los 80 estaba pasado. Si encima el comantario va dirigido al barman, piense que este no necesita su permiso para tomarse nada. Normalmente los camareros nos las tomamos de Cardhú mientras usted pide un triste JB.
  7. No le cuente chistes al camarero cuando esté borracho, en casi cinco años de trabajo, solo me ha hecho gracia uno. (¿Cómo se dice camarero en élfico? ... Eldëlbar)
  8. Si va usted borracha, alejese de los lugares altos o resbaladizos, ya le hemos visto suficiente las bragas.
  9. Si va usted a drogarse en los aseos, recuerde limpiarse la nariz antes de salir.
  10. - Los camareros son muy avispados. En ocasiones una invitada se guarda el solomillo en el bolso y luego dice "A mi no me ha servido usted..." No cuela.
  11. Cuando la barra esté llena, intente no ponerse tiquismiquis con las bebidas, que si pongame zumo de limón exprimido, que si tal que si cual ... si se porta bien y tiene suerte, le serviran en un vaso limpio. Si se pone tonto, le diremos que eso que flota es del dichoso "limón exprimido" que pidió.
  12. Intente no ofrecerle su hija a su camarero. Expresiones como "¿Has visto que guapa está mi hija?" Son una putada para los camareros, pues no podemos decir "Por lo que me pagan esto es lo más que estoy dispuesto a acercarme a eso que llama su hija" pero tampoco "pues si que tiene un par de buenas peras su niña, se la cambio por una lavadora" ... en fín, que es una pregunta trampa.
  13. Si el Dj le mira mal cuando va a pedir regetón del chungo, abandone el lugar. Un buen DJ puede dejarle sin un ojo usando la aguja del tocadiscos a la vez que le hace las ingles brasileñas a su novia (y cuando digo "SU" quiero decir la de usted) usando un cd de U2 ... todo ello sin darse importancia y sin que se note el cambio de canción.
  14. En el caso de que sea usted la novia, recuerde que en algunas bodas, los invitados mantean al novio y luego a la novia. Una buena táctica para evitar que se le vea el refajo es cruzar las piernas mientras la mantean. Separarlas, obviamente, produce el efecto contrario.
  15. Si coincide la boda con un partido de futbol importante, es de mal gusto revarse una radio y colocarse el auricular como un guardia de seguridad. Si decide no atender a las buenas formas, al menos evite gritar gol. Gente así es la que evita que los camareros se laven las manos.
  16. Si otro invitado está en la puerta con un coma etílico, no lo patee mientras grita "jodido gordo, siempre lo estropea todo!"
  17. Por último, he de decir que cierto amigo me preguntó si era verdad lo que contaba en la primera parte de la guía sobre pedir huevos fritos con patatas. Así pues, relataré el incidente completo. Un señor se dirigió hacia mi para preguntarme si podía tomar otra cosa en lugar del solomillo con salsa de champiñones típico. Yo lo dije que podíamos prepararle una lubina como cosa excepcional. El me dijo que quería unos huevos con patatas, yo le dije que lo tenía que consultar. Lo consulté, el maestro de cocina dijo que si (y se acordó de su familia) y le hizo unos huevos con patatas. Sé los llevé y cuando se los pusé delante me dijo que no podía comer sal, por lo que me llevé el plato de vuelta y el maestro de cocina le hizo por segunda vez un plato de huevos con patatas, pero esta vez sin sal. Hijodeputa.
Esto ha sido todo por hoy. Vive y deja vivir ... o vive y deja propina, como quieras.

2 Comentarios:

Blogger Ed. Expunctor said...

Si es que hay gente pa'tó...

12:45 a. m.  
Blogger desmitificador said...

BWAJAJAJAJAJA...genial

7:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home